Choose Life (la vida detrás de los 30´s).

Por Capitán Almanaque

 Te subes al coche, enciendes el motor, abrochas el cinturón de seguridad, ajustas el espejo retrovisor, y de pronto, en un golpe de realidad, observas tu mirada en el espejo, asombrado de que ya no eres la persona que solías ser…

Llegó el día de la adultez, llegó el momento en el que te das cuenta de que todo lo que dejamos atrás, todo lo que perdimos en el camino forma parte de la ecuación de lo que somos hoy.

El día continuaba su curso, la pálida luz de la oficina te recordaba una serie de pendientes que tenías que atender, y a pesar de que en Spotify sonaba “Cast no Shadow” de Oasis, la lista de reuniones Godínez por la tarde no iba a desaparecer.

Y en ese intermedio, entre el depa y la oficina, entre una junta y llamadas con Nueva York, entre canción y canción, pasaron por mi mente todos los recuerdos que no regresarán, las historias de amor cuya eternidad no fue para siempre, los romances de oficina que no volverán a pasar, las historias fugaces llenas de lo que hubiera podido ser…

Entonces cae la noche, el semáforo cambiaba de color, llegas a casa, por fin puedes ver la película de Trainspotting 2,  y entras en una oleada de recuerdos y reflexiones musicalizadas por Blondie y de New Order.

Choose Life, ese fue el mensaje principal de “Mark Renton” y el origen de éste artículo, de estas palabras llenas de nostalgia. Y es que si bien, la secuela de aquella película de culto de un ya lejano 1996 es una completa brillantez, no deja de ser brutalmente reflexiva, dejando más preguntas que respuestas sobre la vida detrás de los 30´s y lo que elegimos en el camino, porque si bien, empecé diciendo que lo que perdimos es parte de lo que somos, al final fueron nuestras decisiones las que nos trajeron aquí.

La resonancia de Rocky.

Por Capitán Almanaque

Casi cuatro décadas transcurrieron entre la primer entrega de las películas de Rocky por allá de 1976 hasta el último spin off de Creed en 2015; y su mensaje sigue resonando en la mente y en los corazones de todos aquellos que alguna vez vimos subirse al ring a Rocky Balboa.

Las películas, acompañadas de un Soundtrack extraordinario con temas como “Eye of the Tiger” o “Redemption”, han logrado a través los años acompañar a varias generaciones en su andar por la vida con el mensaje claro y contundente de que no importan las adversidades, siempre es momento de volver a levantarnos y salir por otro round.

Resonancia de rocky texto 2

Y es que no importa la película que selecciones para entrarle por primera vez a la saga, las lecciones van desde el “underdog” con el sueño americano, hasta una inquebrantable voluntad de salir adelante por méritos propios, pasando por las agridulces etapas que tiene la vida adulta y una carrera profesional que como en la vida misma tiene sus momentos cúspide y aquellos bajos que parecieran no tener final, pero encontrando siempre un motivo para continuar.

Quizá decidí escribir este artículo porque Rocky es más que una película, es una lección de vida que te enseña sobre el trabajo duro, la importancia de la familia, la lealtad con los amigos y a nunca rendirte; así que ya lo saben mis queridos lectores, si algún día buscan un empujoncito para motivarse o hacerle entender estos valores a los Milenials, recurran a Rocky.

Esta es la esencia de Estéreo Almanaque, y  de esta sección, una serie de anécdotas que esperamos puedan ser leídas, compartidas y comentadas, para que nunca se queden en el olvido todos aquellos momentos, películas o canciones que marcaron nuestra vida y que con el paso de los años, podamos regresar a estas notas, a estos momentos y a estos recuerdos. 

Escrito un 15 de junio de 2017 para Estéreo Almanaque.